Rinoplastia

Procedimiento

Descripción general del procedimiento
La nariz es el elemento central de la cara. Su forma y tamaño pueden complementar la belleza de un rostro o por el contrario opacarla.

La gran mayoría de los pacientes consultan por que:

  1. La nariz aparenta ser demasiado larga o corta para la cara.
  2. Presenta una giba o una depresión en la vista de perfil.
  3. El aspecto de la misma es demasiado ancho en la vista frontal.
  4. La punta nasal tiene aspecto de estar caída o es muy gruesa.
  5. Las narinas (huecos nasales) son muy anchas.
  6. La nariz no está centrada en la cara o su silueta está quebrada.

Estas condiciones pueden ser corregidas mediante la realización de una cirugía denominada rinoplastia estética, que permite, con la modificación nasal, ofrecer una mayor armonía al rostro.

La rinoplastia estética (RE) es uno de los procedimientos más complejos de la cirugía plástica y su realización requiere de un optimo nivel de preparación por parte del médico especialista. Es, sin embargo, una de las más interesantes y hermosas intervenciones quirúrgicas existentes.

Técnica quirúrgica
Existen dos técnicas principales::

Técnica abierta: Donde se hace una pequeña incisión externa localizada en la columela nasal (ver figura) y se realizan incisiones adicionales en el interior de la nariz.

Técnica cerrada: Solo se realizan incisiones internas.

Si bien la técnica abierta deja una pequeña cicatriz en la columela, esta es prácticamente imperceptible y en mi opinión es la mejor para trabajar la punta nasal, obteniendo resultados excelentes y perdurables en el tiempo. El procedimiento se realiza bajo visión directa de las estructuras y esto permite obtener una mejor simetría y corregir mejor los defectos. Las investigaciones actuales la avalan como el mejor método para realizar una rinoplastia. De igual forma es la técnica de elección en pacientes que ya han sido operados de rinoplastia.

Sin embargo, la técnica cerrada tiene sus indicaciones entre las cuales podemos destacar la corrección de giba nasal con mínimo trabajo de la punta nasal.

El cirujano debe conocer y manejar las dos técnicas adecuadamente. Sin embargo, la escogencia de una versus otra es exclusivamente una decisión del medico que vaya a realizar el procedimiento.

Durante el procedimiento se realizara, según las necesidades de cada paciente, acomodo de la punta nasal, reducción de las alas nasales, eliminación de la giba nasal, adelgazamiento del dorso nasal mediante osteotomías (fracturas quirúrgicas de los huesos nasales para reacomodarlos) y otros procedimientos complementarios según el problema nasal que se presente.

Tipo de anestesia
Este procedimiento puede ser realizado con anestesia loca más sedación o con anestesia general, siendo este última la elección más frecuente.
Tiempo de cirugía
La duración del procedimiento es de 2 a 3 horas.
Post-operatorio
Durante las primeras 48 a 72 horas posteriores a la cirugía se puede sentir dolor moderado que es controlado con analgésicos y mejora paulatinamente. Dependiendo del procedimiento podrá presentar (si se realizan osteotomías) equimosis (morados) en los párpados inferiores y edema alrededor de la nariz. Esto ultimo mejora en un lapso de 2 a 3 semanas.

Por lo general se coloca una férula plástica sobre la nariz para evitar que las estructuras corregidas se muevan y para reducir el edema. De igual forma se dejan unos tapones de gasa vaselinada dentro de la nariz para evitar el sangrado y fijar estructuras internas. La férula se retira una semana después y los tapones nasales se suelen retirar entre las 24 y 72 horas posteriores a la cirugía.

Los puntos internos se reabsorben y los externos se retiran a los 7 días.

Se debe evitar cualquier tipo de esfuerzo durante los primeros 15 días de postoperatorio y cualquier actividad física donde se pueda lesionar el área nasal.

Riesgos
Es un derecho de todo paciente conocer los riesgos inherentes a su intervención quirúrgica y es un deber del médico explicarlos durante la consulta. Siéntase libre de preguntar todas las dudas al respecto pues mientras mejor informada este mejor resultado tendrá.

Defectos nasales: por tratarse de una cirugía compleja existe la posibilidad de que en el postoperatorio queden defectos no evaluados durante el acto quirúrgico. Si bien la presencia de estos defectos es poco frecuente es necesario que los pacientes conozcan y acepten esta posibilidad.

Alteraciones de la cicatrización y dehiscencia de heridas: pueden presentarse cicatrices gruesas o apertura de heridas en las alas nasales o la columela aunque esto es bastante infrecuente.

Conclusión
La rinoplastia es un procedimiento quirúrgico con altos niveles de seguridad, que logra un cambio importante en la imagen de los pacientes y que produce gran satisfacción en ellos.

Pin It on Pinterest